Archivo por meses: octubre 2014

Encuentro de Jóvenes

Paso a relatar ahora algo sobre la participación de jóvenes de la parroquia de Chipaya en la sede parroquial de San Pedro de Turco, los días 22, 23 y 24 de agosto. Esta parroquia está situada al lado oeste del departamento de Oruro, cerca la frontera con Chile.
Las parroquias de la Diócesis de Oruro están agrupadas en Decanatos, que aquí reciben el nombre de “Vicarías”. En un total de 6 Vicarías, Chipaya pertenece a la llamada Vicaría de “Carangas”, junto a otras 12 parroquias, todas de lengua aymara y sólo nosotros de lengua pukina. En actualidad, trabajamos en esta Vicaría 7 sacerdotes y tres diáconos, uno de ellos recientemente ordenado.
En este Encuentro de Formación, a nivel de Vicaría, participan todos los grupos de cada parroquia, aunque un grupo selecto por cada jurisdicción parroquial, ya que no todos pueden ir por distintos motivos. Esta vez tuvo una participación de un total de 100 jóvenes, en donde se remarcó un tema específico, que los jóvenes ya conocen de antemano, como preparación previa para ir al encuentro. Este año se habló sobre el tema de “La Eucaristía”, siendo continuación de un primer encuentro en la parroquia de San Agustín de Toledo. En este año se acentuó específicamente sobre las partes del templo, partes de la Misa y los objetos que se usan en la misma.
Muy edificante la participación de los jóvenes en el desarrollo de las charlas. También es de remarcar la alegría de todos los grupos juveniles, en todo momento, ver la amistad entre ellos, aunque sean de distintas parroquias, amistad que se demuestra en las comidas, en los juegos, en los trabajos grupales y sobre todo al momento de despedirse.
Jóvenes Urus: fuimos el grupo más pequeño de todos ya que sólo fueron 6 jóvenes, pero no por esto pasamos como desapercibidos o como aislados, ya que nos hicimos sentir desde un principio. El 22 se hacían las presentaciones por parroquias y los jóvenes presentaron un canto con mímicas en Pukina, que relata los pasos de Jesucristo entre el pueblo y el campo… canto que nadie entendió nada, pero todos aplaudieron efusivamente.
Esta fue su segunda participación de un curso de formación religiosa; en la primera estaban algo tímidos, pero en este encuentro ya había amistad, charlaban con chicos y chicas de la otras parroquias, se mezclaban con los demás durante las comidas y hasta se sentía sus risotadas en medio de los trabajos grupales, cosa que en el primer encuentro no paso así. Esto me alegra mucho ya que ellos solos ya van dando un paso más en bien de la unidad de Iglesia. Y más aún en momentos difíciles que atraviesa el pueblo de Chipaya.

Chipaya 2

Chipaya 1

Cursos de Formación en Andamarka

Del 1 al 4 de septiembre participamos con la gente de Chipaya de los cursos de formación intensiva sobre los aspectos generales de cada parroquia y sobre la realidad actual de la fe en los fieles de la Iglesia.

Este curso de formación fue para nosotros del todo particular ya que yo como párroco es la primera vez que participo con los catequistas de manera completa, es decir (aclaro) que para ellos es fundamental compartir todo en muchos aspectos de la formación como por ejemplo las charlas en castellano y aymara, los cantos en castellano, aymara y pukina y al son de la mandolina y el bombo que tanto les caracteriza en su modo de alabar a Dios.

chipaya 1

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Digo del todo particular, porque ya aprendí, aunque a los “ponchazos” (dicho popular argentino), a pronunciar el pukina y por tanto no me quedo en solo pronunciar sino que ya me salen los cantos. Otro tanto me pasa con el aymara, y como si fuera poco ya puedo tocar la mandolina siguiendo a los viejos maestros, animadores y catequistas. Realmente para ellos y para mí fue del todo particular  este curso de formación en la parroquia de Santiago de Andamarka, y en cada recreo o salidas para el almuerzo o en las noches era aprovechar el tiempo de inspiración musical para seguir perfeccionando mis dotes principiantes en la música, particularmente en la mandolina.

Y es lo que ellos perciben, que a pesar de ser extranjero, no hay ni pintas ni distinción en lo que es propio y cultural de ellos (de nosotros ahora) en lo referente a nuestra fe católica, apostólica y romana.

Todo lo que se refiere a la formación, estuvo a cargo de distintos sacerdotes que pertenecemos a la vicaría Carangas. La charla del día sábado en la mañana estuvo a cargo del P. Calixto Mamani, Misionero oblato, que en la primer mitad dio la charla en castellano y luego del recreo volvió a repetir en idioma aymara, su lengua materna. El tema fue sobre la importancia de ser evangelios vivos de nuestro tiempo, acentuó mucho en la enseñanza de la catequesis básica para los fieles de todo tipo de edad.

chipaya 2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La característica propia de la gente de esta zona es que son todos de lengua aymara, sólo nosotros de lengua pukina, pero mis feligreses urus entienden y hablan el aymara, es la razón por la cual no hay mucha dificultad para ellos en la participación de estos tipos de cursos de formación.

Muy agradecidos ellos por estos cursos de formación y muy agradecidos conmigo por participar junto a ellos en todo momento; a mi particularmente me alegra y anima porque así me lo hacen notar, además que aprovecho el estar con ellos para aprender un poquito más cada día del idioma pukina que más sacrificio me trae.

Agradezco a Dios mi Señor por la gran obra a la que me ha embarcado.

R.P. Rosendo Fabián Tactaca.

Misionero en la tierra de los Urus.