Semana Santa 2015

Un breve resumen de los momentos que vivimos los días de Semana Santa en esta Parroquia Uru Chipaya.

Domingo de Ramos

Este día 29 había elecciones gubernamentales en Oruro, y por tanto, por disposición de las leyes vigentes aquí, estaba prohibido todo tipo de “movimiento de gentes en masas”. Así que hice la bendición de los ramos en la entrada de la iglesia, con buen número de fieles ciertamente, pero con una procesión de pocos metros hasta entrar a la iglesia para la misa, pues una procesión larga no estaba permitida.

Chipaya 1

Los fieles decían que recuerdan pocas veces en que hubo procesión de Ramos en la parroquia en este día de la entrada triunfal del señor en Jerusalén. Algunos jóvenes y niños que me ayudaron no tenían en absoluto este recuerdo, unos porque no tenían el hábito de venir a misa, otros porque simplemente aun no recuerdan haber vivido esta bendición.

Chipaya 2

En el Ayllu (comunidad) de Ayparavi, el único recuerdo de la procesión de los ramos que tenía la gente es de una vez de un misionero que llegó y celebró misa de Ramos, pero con la particularidad de que no eran ramos como nosotros habitualmente vemos y conocemos, sino más bien, algunos entraron con amarritos de pajas, otros con un ramitas de quinua y así recuerdan su domingo de ramos pasado.

Lunes santo

En la mañana escuché confesiones, y en la noche tuvimos la misa y luego una presentación que les di de un estudio sobre la Sábana Santa. Y posterior se adelantaron los jóvenes con el afán de dar esa misma noche la apertura del grupo juvenil de la capilla de san Agustín de Ayparavi. ¡Qué sorpresa me dieron porque no me imaginaba esas ansias de ellos por empezar ya el grupo, pues se adelantaron una semana!

Martes Santo

Como todos los años, por conveniencia pastoral, ese día es aquí en la Diócesis de Oruro tenemos la Misa Crismal; todo el presbiterio, sacerdotes que llegan de parroquias de los campos, de las zonas Mineras, y los que trabajan en la ciudad, concelebramos con nuestro Obispo, Monseñor Cristóbal Bialasik.

Miércoles Santo

De repente tuve que salir a las apuradas de la ciudad porque esta misma tarde del miércoles tenía confesiones y misa en Chipaya. Había que salir rápido, cargando todo lo necesario para que alcance hasta la Resurrección. Salir, volar aprisa por la pampa altiplánica recorriendo los 190 km que nos separan que con las ansias de llegar se hacen unos pocos metros. Cargado de hostias, vino para la msia, casullas, purificadores, velas, yerba, pan y un poco de lentejas, como quien dice “para mantener las fuerzas”.

Jueves Santo

En la mañana algunos niños y jóvenes vinieron a ayudar, sólo a ayudar, pues no sabían para qué. Les había dicho que vengan para armar el monumento del Santísimo Sacramento, pero ninguno sabía qué es eso: entre mi escaso pukina y su escaso lenguaje litúrgico, un poco por señas, indicaciones, dejamos todo listo para la noche.

A las siete de la noche se congregó la gente para la Misa de la Cena del Señor, empecé con una explicación previa sobre el momento de la institución de los dos sacramentos: la Eucaristía y el Sacerdocio, porque en el sermón asentaría fuerzas sobre lo particular de cada uno de los sacramentos instituidos en este día. Para el momento del lavatorio de los pies, si bien yo ya lo había hecho otros años, pero para los fieles fue algo asombroso. Llegado el momento, me saqué la casulla, me ceñí la toalla y con la ayuda del monaguillo empecé a lavarles los pies y a secárselos con la toalla y darles el correspondiente beso… ¿Cómo? ¿Un beso? ¡Qué asombro! Pues ―dice el señor― si Yo que soy Señor y Maestro les he dado ejemplo…

Al terminar la Santa Misa, salimos desde la iglesia de Aransaya por las calles con el Santísimo Sacramento hasta llegar a la iglesia de Manasaya, donde la gente se quedaría rezando y acompañando a Nuestro Señor. Aquí he de remarcar mi admiración por la capacidad que tienen ellos de estar mucho tiempo de rodillas sin moverse siquiera, y sin reclinatorio ni sillas de apoyo. Con meditaciones guiadas han estado hasta media noche.

Chipaya 3

Chipaya 4

Viernes Santo

Por pedido de los fieles, tuvimos el Vía Crucis en la mañana con la comunidad de Ayparavi, en el cual participaron pocos, pero con mucha devoción.

chipaya 5

Asimismo en la tarde tuvimos el Vía Crucis en el pueblo de Chipaya, y la celebración de la Pasión del Señor con la Adoración de la Cruz.

chipaya 6

Sábado Santo

En la mañana hicimos las “oraciones del alba” y luego el rezo del Rosario acompañando a la Virgen Maria en su soledad. Y quedó abierta la iglesia hasta medio día para que todos los que quisieran fueran a rezar.

A las 19:30 hs se congregaron los fieles en la iglesia de Aransaya para la celebración de la solemne vigilia Pascual. Tuvimos que improvisar un pequeño fueguito en la puerta de la iglesia pues un fuerte viento irrumpió de repente sobre nosotros, aunque no impidió nuestra celebración pues di inicio a la bendición, encendí el cirio pascual y entramos cantando el tradicional Lumen Christi.

chipaya 7

Al final de la ceremonia un saludo gozoso entre todos los fieles por la gloriosa resurrección del señor Jesús.

Domingo de Resurrección

Con gozo y alegría, ya desde temprano vino la gente a la parroquia para traer sus colaboraciones para el almuerzo comunitario y a ayudar en los preparativos de la cocina.

A las 10 de la mañana comenzamos la Santa Misa, en la que también hubo bautismos de niños. Estaban los que animaban con mandolinas y guitarras, bombos y panderos: una fiesta y alegría que contagiaban los ánimos.

chipaya 8

Terminada la Misa, se quedaron cantando al son de los instrumentos, himnos y alabanzas por la alegría del Señor resucitado, y aunque ya era medio día no salían a buscar sus platos para el almuerzo.

chipaya 9

Y así festejamos la alegría de la Resurrección, juntos como hermanos, hijos de un mismo Padre.

chipaya 10

En la noche celebré la Santa Misa de Resurrección en la comunidad de Ayparavi y con un posterior festejo con café, leche y “api” con tortitas fritas.

chipaya 11chipaya 12

Gracias al Señor por dejarme vivir un año más las ceremonias de los misterios de nuestra redención.

Jallalla Cristo resucitado!!!

Jallalla María, Su Madre!!!

Jallalla la Misión!!!

 Padre Rosendo Fabián Tactaca, IVE

Misionero en las tierras de los Urus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *