Grupo juvenil/ parte l

Este año, como tengo solamente a mi cargo la Parroquia de Santa Ana de Chipaya, he estado organizando de manera sistemática un grupo juvenil parroquial, con las características propias marcadas en el espíritu del Instituto. Hasta el momento no se da como quisiera un grupo juvenil ideal, pero este grupo tiene todas las de llegar a ser el grupo con grandes ideales y con muchas virtudes a la Forma de Cristo, y yo como párroco, viendo los años anteriores, y ahora que tengo contacto directo con jóvenes, y vivo de manera permanente en esta parroquia he decidido “no suponer nada”. No supongo que Ellos saben las oraciones principales, no supongo que saben los 10 mandamientos y los 7 sacramentos, en fin no supongo nada, ya que me obliga a mí a enseñar todo desde los cimientos la pura doctrina cristiana, lo cual es una ventaja para mí; y doy mi razón del porque no supongo nada: según la gente mayor el útimo  sacerdote que vivió de manera permanente acá fue hace 18 años, por tanto un joven (y es como me paso a principios de mayo), no sabe qué es un cura, o para qué está el sacerdote en el pueblo… no saben. Cuando al medio día al salir del colegio algunos vinieron a presentar a sus compañeros para que se sumaran al grupo llego uno que no sabía quién era yo, ni mucho menos sabía él por qué estaba vestido de esta manera  (con la Sotana) lo que provocó que se asustó al verme.

Con respecto a los jóvenes, como dice el directorio de parroquia en la parte de la ovejas encomendadas a nosotros según la edad: se deberá conocer a los jóvenes  personalmente, estimar lo que tienen de bueno, formar su conciencia y educarla para que hagan buen uso de la libertad, entusiasmarlos con grandes ideales, ofrecerles la cruz para que la abracen y vivan así el verdadero sentido de la religión.

Primera actividad del grupo

Desde el 14 al 17 de junio tuvimos nuestra primer actividad con el grupo juvenil que consistió en dos partes 1ra : en la salida a la ciudad de Oruro para conocer iglesias y museos, y como 2da parte los cursos de formación para jóvenes de distintas parroquias en la localidad cercana a la ciudad, en el pueblo de San Agustín de Toledo ( los cursos serán la parte dos de esta crónica); En este primer viaje he podido conocer de modo más personal a cada uno de ellos y ver lo que tienen de bueno y noble y aproveche para enseñarles a rezar oraciones de la mañana, oraciones para entes de comer,  y lo valioso de tener la Santa Misa. Todos se mostraron muy entusiasmados y por su puesto con esa alegría que es propia de los cristianos que aman a Dios.

Partimos del Ayllu ( comunidad) de ayparavi y vinimos a chipaya donde nos encontraríamos  todos los que iríamos al viaje, y en chipaya rezamos en la iglesia y nos encomendamos a los Patronos San Joaquín y Santa Ana, y pusimos como protectores del viaje al Santo Papa Juan Pablo ll y al siervo de Dios Fray Vicente Bernedo.

chipaya 1

Y Habiéndonos encomendado a los protectores bendije la movilidad en el cual viajaríamos y en cual iríamos a cumplir nuestros anhelos de seguir a Cristo y de aprender más sobre la vida que debemos llevar los cristianos.

chipaya 2

Todos estaba listo, las cosas cargadas y los ánimos preparadísimos para emprender el viaje, y de los 20 jóvenes que viajaron conmigo solo 3 habían ido antes, para los demás todo era nuevo.

chipaya 3

Una parada a media tarde a orillas del rio barras para comer un sándwich y seguir viaje.

Pero a 40 km antes de llegar a Oruro se rompió el filtro de diésel así que “a parar” se ha dicho, vino un ingeniero con un mecánico a socorrernos y también estuvieron presentes el párroco de Toledo donde serían los cursos y el Padre Marcelo Molina que  vino desde la ciudad con la cena para los jóvenes urus, así que ese día no llegamos a Oruro como era el plan pero llegamos a Toledo donde nos recibió amablemente el Padre Beimar. Y con esto hago público mi agradecimiento a estos hermanos Sacerdotes que se mostraron muy caritativos conmigo y mis jóvenes urus.

Al día siguiente si fuimos a Oruro a conocer el museo de la casa de Simón Patiño, el museo mineralógico, El santuario del Socavón, la Catedral y el monumento a la Virgen del socavón en el cerro santa bárbara.

chipaya 4

Carretas de la casa de Simón Patiño./Tourtak’s (jovencitas Urus)

chipaya 5

T’y Thoa Uru/ el Joven Uru

chipaya 6

Entrada principal de la casa de Simón Patiño.

chipaya 7

Mientras jugaban en la casa

chipaya 8

A Dios las Gracias por todos los beneficios recibidos/ Al Santo Papa Juan Pablo ll y Al siervo de Dios Vicente Bernedo por la constate protección y bendición.

Queda la Segunda parte de esta crónica. En Cristo y Maria

Padre Rosendo Tactaca, misionero en la tierra de los Urus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *