Encuentro de Jóvenes

Paso a relatar ahora algo sobre la participación de jóvenes de la parroquia de Chipaya en la sede parroquial de San Pedro de Turco, los días 22, 23 y 24 de agosto. Esta parroquia está situada al lado oeste del departamento de Oruro, cerca la frontera con Chile.
Las parroquias de la Diócesis de Oruro están agrupadas en Decanatos, que aquí reciben el nombre de “Vicarías”. En un total de 6 Vicarías, Chipaya pertenece a la llamada Vicaría de “Carangas”, junto a otras 12 parroquias, todas de lengua aymara y sólo nosotros de lengua pukina. En actualidad, trabajamos en esta Vicaría 7 sacerdotes y tres diáconos, uno de ellos recientemente ordenado.
En este Encuentro de Formación, a nivel de Vicaría, participan todos los grupos de cada parroquia, aunque un grupo selecto por cada jurisdicción parroquial, ya que no todos pueden ir por distintos motivos. Esta vez tuvo una participación de un total de 100 jóvenes, en donde se remarcó un tema específico, que los jóvenes ya conocen de antemano, como preparación previa para ir al encuentro. Este año se habló sobre el tema de “La Eucaristía”, siendo continuación de un primer encuentro en la parroquia de San Agustín de Toledo. En este año se acentuó específicamente sobre las partes del templo, partes de la Misa y los objetos que se usan en la misma.
Muy edificante la participación de los jóvenes en el desarrollo de las charlas. También es de remarcar la alegría de todos los grupos juveniles, en todo momento, ver la amistad entre ellos, aunque sean de distintas parroquias, amistad que se demuestra en las comidas, en los juegos, en los trabajos grupales y sobre todo al momento de despedirse.
Jóvenes Urus: fuimos el grupo más pequeño de todos ya que sólo fueron 6 jóvenes, pero no por esto pasamos como desapercibidos o como aislados, ya que nos hicimos sentir desde un principio. El 22 se hacían las presentaciones por parroquias y los jóvenes presentaron un canto con mímicas en Pukina, que relata los pasos de Jesucristo entre el pueblo y el campo… canto que nadie entendió nada, pero todos aplaudieron efusivamente.
Esta fue su segunda participación de un curso de formación religiosa; en la primera estaban algo tímidos, pero en este encuentro ya había amistad, charlaban con chicos y chicas de la otras parroquias, se mezclaban con los demás durante las comidas y hasta se sentía sus risotadas en medio de los trabajos grupales, cosa que en el primer encuentro no paso así. Esto me alegra mucho ya que ellos solos ya van dando un paso más en bien de la unidad de Iglesia. Y más aún en momentos difíciles que atraviesa el pueblo de Chipaya.

Chipaya 2

Chipaya 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *